El Versiculo del Día

Mi Jesus

viernes, marzo 05, 2010

En el borde - On the EDGE









Vince lleva a cabo una apuesta con un compañero suyo del dormitorio universitario. Vince dice que puede probar la existencia de Dios. Ahora sólo tiene un problemano sabe cómo lograrlo. Su única esperanza es llevarlo a un campamento con otros amigos de su iglesia.



Así comienza esta aventura, grabada en el majestuoso Parque Nacional de Yosemite. A lo largo de las caminatas, las fogatas y las historias que narran, hablan sobre las preguntas más profundas que la gente se hace en la vida. Risa, llanto y mucha acción, lo mantendrán al borde de su asiento.




.

Jessie Bermúdez Alducin - ¿Realmente Estás Arrepentido?





¿Realmente Estás Arrepentido?




Bajar Predica



Una de las propuestas más espantosas en la cristiandad moderna es que uno puede aferrarse a Cristo con una mano y al pecado con la otra. En otras palabras, el arrepentimiento ya no es considerado como algo necesario. Junto con el pecado, el infierno, y el azufre, el arrepentimiento ha sido desterrado a la pila de doctrinas secas – y raras veces se enseña y como resultado es incomprendido. Pero según la Escritura, el arrepentimiento es vital no solo para salvación, pero también para madurar en Cristo y convertirse a un creyente efectivo que EL desea que usted sea.

El significado de la palabra arrepentimiento se ha torcido en los últimos años hasta el punto de que su significado bíblico es ahora oculta en la mente de muchos. La idea de que el arrepentimiento genuino podría resultar en otra cosa que un cambio de vida es completamente ajeno a la Escritura.

¿Qué enseña la Biblia acerca de la relación entre la salvación y el arrepentimiento? En primer lugar, enseña que el arrepentimiento es esencial para la salvación. Uno no puede realmente creer a menos que se arrepienta, y uno no puede arrepentirse de verdad, a menos que él crea. El arrepentimiento y la fe son las dos caras de una misma moneda (pero no son términos sinónimos). Hechos 11:18 y 2 Pedro 3:9, son dos de los muchos versículos que enseñan que el arrepentimiento es necesario para la salvación. Tal vez 2 Timoteo 2:25 que mejor resume la relación entre el arrepentimiento y la fe salvadora cuando habla de "arrepentimiento al conocimiento de la verdad" (véase también Hechos 20:21).

En segundo lugar, la palabra griega para el arrepentimiento (metanoia) significa "tener otra mente", pero no se puede definir adecuadamente para excluir un sentimiento de odio y de penitencia por el pecado. El concepto bíblico de arrepentimiento implica mucho más que simplemente un cambio casual de pensar. Bíblicamente, una persona que se arrepiente no continúa voluntariamente en el pecado. El arrepentimiento es un giro del pecado, y siempre resulta en un cambio de comportamiento (Lucas 3:8). Si bien el dolor por cometer pecado no es equivalente al arrepentimiento, es ciertamente un elemento de arrepentimiento bíblico (2 Corintios 7:10).

Por último, a pesar de lo que está siendo ampliamente difundido hoy, afirmando que el arrepentimiento y el reconocimiento del señorío de Jesús son necesarias para la salvación significa "añadir" algo a la exigencia de la fe para la salvación. No es "la fe, más arrepentimiento" que salva, sino más bien una fe arrepentida. La idea de que la salvación es posible, además de un arrepentimiento genuino, sincero, que incluye un profundo odio hacia el pecado, es relativamente nuevo, ni creída ni enseñada por el pueblo de Dios hasta el siglo XX.



Creditos: MCI Lids

.

CPLN - Pastor Antonio Ortiz - Poseed La Tierra



Descarga haciendo un click en la parte que desees, si deseas los demas estudios en audio de esta serie haz un click AQUI

Parte 1

Parte 2

Parte 3






Gracias a Fernando !!!

http://www.evangelismourbanoblog.blogspot.com/



.

CPLN - Marcos Olivares - El Evangelio de Juan





EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN

Propósito

Juan, el autor del cuarto evangelio, manifiesta con admirable concisión el propósito que lo mueve a escribirlo. Como dialogando figuradamente con sus futuros lectores, les explica que las señales milagrosas hechas por Jesús y recogidas «en este libro... se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre» (20.30–31). Esa es, en resumen, la intención que guía al evangelista a recopilar también el conjunto de enseñanzas y discursos reveladores de la naturaleza y razón de ser de la actividad desarrollada por Jesús, el Mesías, el Hijo unigénito (1.14), enviado por el Padre para «quitar el pecado del mundo» (1.29) y para dar vida eterna a «todo aquel que en él cree» (3.13–17).

El autor del evangelio de Juan (=Jn) se presenta a sí mismo, al igual que a Juan el Bautista, como un testigo vivo de la revelación de Dios. Nadie ha visto a Dios jamás (1.18), pero ahora se ha dado a conocer por medio de su Hijo (19.35; 21.24. Cf. 1.6–8, 15). Encarnado en la realidad humana, el Cristo preexistente y eterno viene a conferir a nuestra historia un nuevo sentido, una categoría que excede a toda nuestra capacidad de comprensión y razonamiento. De ello, Juan el Bautista rindió un testimonio precursor al comienzo del ministerio público de Jesús.

Ahora lo hace Juan el evangelista desde la perspectiva del Cristo que vive a pesar de la muerte, del Señor que con su muerte ha vencido al mundo (16.33) y que es vida para todo el que le acepta por la fe (11.25–26). El recuerdo del Resucitado está siempre presente en el corazón del autor de este evangelio, como sin duda lo estuvo en el de cada uno de los discípulos que acompañaron al Señor durante los días de su existencia terrenal (Cf. 2.17, 22; 12.16; 14.26; 15.20; 16.4). Y el acontecimiento de la resurrección es como una línea luminosa que corre de principio a fin del libro de Juan y permite contemplar la figura única e irrepetible del Mesías salvador. Más que ofrecer una biografía de Jesús en el sentido estricto que hoy damos a la palabra, lo que Juan pretende es introducir al lector en una profunda reflexión acerca de la persona del Hijo de Dios y del misterio de la redención que en él nos ha sido revelado.

En Cristo se ha manifestado el amor de Dios, y por medio de él, el creyente tiene acceso a las moradas eternas (14.2, 23); es decir, a una vida de comunión con el Padre.

Haz un click en la Leccion para descargar.-

01 -
Clase del 19 de Agosto de 2008

02 - Clase del 26 de Agosto de 2008

03 - Clase del 02 de Septiembre de 2008

04 - Clase del 23 de Septiembre de 2008

05 - Clase del 07 de Octubre de 2008

06 - Clase del 14 de Octubre de 2008

07 - Clase del 21 de Octubre de 2008

08 - Clase del 28 de Octubre de 2008

09 - Clase del 04 de Noviembre de 2008

10 - Clase del 18 de Noviembre de 2008






Gracias a Fernando !!!

http://www.evangelismourbanoblog.blogspot.com/



.

La Natividad (Jesús, el nacimiento)

Jesus (su Vida)

La pasion de Cristo