El Versiculo del Día

Mi Jesus

viernes, marzo 05, 2010

Jessie Bermúdez Alducin - ¿Realmente Estás Arrepentido?





¿Realmente Estás Arrepentido?




Bajar Predica



Una de las propuestas más espantosas en la cristiandad moderna es que uno puede aferrarse a Cristo con una mano y al pecado con la otra. En otras palabras, el arrepentimiento ya no es considerado como algo necesario. Junto con el pecado, el infierno, y el azufre, el arrepentimiento ha sido desterrado a la pila de doctrinas secas – y raras veces se enseña y como resultado es incomprendido. Pero según la Escritura, el arrepentimiento es vital no solo para salvación, pero también para madurar en Cristo y convertirse a un creyente efectivo que EL desea que usted sea.

El significado de la palabra arrepentimiento se ha torcido en los últimos años hasta el punto de que su significado bíblico es ahora oculta en la mente de muchos. La idea de que el arrepentimiento genuino podría resultar en otra cosa que un cambio de vida es completamente ajeno a la Escritura.

¿Qué enseña la Biblia acerca de la relación entre la salvación y el arrepentimiento? En primer lugar, enseña que el arrepentimiento es esencial para la salvación. Uno no puede realmente creer a menos que se arrepienta, y uno no puede arrepentirse de verdad, a menos que él crea. El arrepentimiento y la fe son las dos caras de una misma moneda (pero no son términos sinónimos). Hechos 11:18 y 2 Pedro 3:9, son dos de los muchos versículos que enseñan que el arrepentimiento es necesario para la salvación. Tal vez 2 Timoteo 2:25 que mejor resume la relación entre el arrepentimiento y la fe salvadora cuando habla de "arrepentimiento al conocimiento de la verdad" (véase también Hechos 20:21).

En segundo lugar, la palabra griega para el arrepentimiento (metanoia) significa "tener otra mente", pero no se puede definir adecuadamente para excluir un sentimiento de odio y de penitencia por el pecado. El concepto bíblico de arrepentimiento implica mucho más que simplemente un cambio casual de pensar. Bíblicamente, una persona que se arrepiente no continúa voluntariamente en el pecado. El arrepentimiento es un giro del pecado, y siempre resulta en un cambio de comportamiento (Lucas 3:8). Si bien el dolor por cometer pecado no es equivalente al arrepentimiento, es ciertamente un elemento de arrepentimiento bíblico (2 Corintios 7:10).

Por último, a pesar de lo que está siendo ampliamente difundido hoy, afirmando que el arrepentimiento y el reconocimiento del señorío de Jesús son necesarias para la salvación significa "añadir" algo a la exigencia de la fe para la salvación. No es "la fe, más arrepentimiento" que salva, sino más bien una fe arrepentida. La idea de que la salvación es posible, además de un arrepentimiento genuino, sincero, que incluye un profundo odio hacia el pecado, es relativamente nuevo, ni creída ni enseñada por el pueblo de Dios hasta el siglo XX.



Creditos: MCI Lids

.

No hay comentarios.:

La Natividad (Jesús, el nacimiento)

Jesus (su Vida)

La pasion de Cristo