El Versiculo del Día

Mi Jesus

viernes, febrero 19, 2010

Libro de Marcos del Instituto Biblico Cristo para las Naciones de la Iglesia Casa de Oracion


Importancia del evangelio de Marcos

Este evangelio, segundo de los libros del NT, contiene poco material que no aparezca igualmente en Mateo y Lucas. Apenas cinco pasajes de Marcos (3.7–12; 4.26–29; 7.32–37; 8.22–26; 14.51–52) y unos cuantos versículos aislados han quedado sin registrar en los otros dos evangelios. Por esta razón, durante mucho tiempo no se dio a Marcos (=Mc) la importancia teológica y literaria que realmente tiene.

Sin embargo, desde el s. XIX ha venido afirmándose la idea de que el «segundo evangelio» fue básico en la preparación de Mateo y Lucas; y al considerar así que Marcos es el documento más antiguo que poseemos sobre la vida y la obra de Jesús, se ha despertado un gran interés por estudiarlo.

Autor

La opinión más generalizada identifica al autor de nuestro evangelio con Juan Marcos (o solo Juan), pariente de Bernabé (Col 4.10) e hijo de María, la cual vivía en Jerusalén, en una casa que disponía de un «aposento alto, donde se alojaban» los apóstoles (Hch 1.13; 12.12). Fue colaborador de Pablo (Hch 12.25; 13.5, 13; 15.37, 39; 2 Ti 4.11; Flm 24), y quizá discípulo de Pedro, quien en su primera carta lo menciona como «Marcos, mi hijo» (1 P 5.13).

Marcos no es un historiador en el sentido que hoy damos al término. Más bien es un narrador que cuenta lo que ha llegado a su conocimiento. Escribe en griego, con la tosquedad característica de quien está usando un idioma que no es el propio; y, sin embargo, sabe desarrollar un estilo vivo y vigoroso. Acude, probablemente, a la memoria de cosas oídas; pero es capaz de crear en el lector la impresión de hallarse ante un testigo presencial de los hechos relatados.

Propósito del evangelio

Marcos no parece preocupado por cuestiones biográficas. Ejemplo de ello es la ausencia en su obra de una historia del nacimiento o de la infancia de Jesús, al modo en que lo hacen Mateo y Lucas. Además, en términos generales, y exceptuando acaso los capítulos del arresto, juicio, crucifixión y resurrección del Señor (14–16), los datos cronológicos consignados por el evangelista no permiten establecer con precisión el orden en que se producen los acontecimientos.

Lo que realmente importa al evangelista es atestiguar que a la pregunta sobre quién es Jesús, la primitiva comunidad cristiana respondió con convicción: Jesús es el Hijo de Dios. Y haciéndose eco de esta afirmación de fe, Marcos inicia su mensaje enunciando solemnemente: «Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios» (1.1. cf. también 1.11; 3.11; 5.7; 9.7; 14.61; 15.39).







Gracias a Fernando !!!

http://www.evangelismourbanoblog.blogspot.com/



.

No hay comentarios.:

La Natividad (Jesús, el nacimiento)

Jesus (su Vida)

La pasion de Cristo